Historia de la FEyRI

La FEyRI se distingue por su excelencia académica y liderazgo profesional de sus egresados, la destacada competitividad académica de la planta docente, y su extraordinaria contribución al desarrollo económico, político y social regional, nacional e internacional.

La Facultad de Economía y Relaciones Internacionales fue fundada el 25 de septiembre de 1961 como la Escuela de Economía y Ciencias Administrativas. Su fundación, vino a responder a la dinámica económica de Baja California y en particular a la de Tijuana, impulsada el espacio geográfico donde se ubica, sus vocaciones industrial, comercial y de servicios, y su naturaleza transfronteriza que requería de profesionistas preparados y comprometidos con su desarrollo económico y social. En 1962, la entonces Escuela de Economía y Ciencias Administrativas se constituye como la Escuela de Economía al separarse de las Ciencias Administrativas. La Unidad Académica que hoy conocemos evoluciona a la par con la propia Universidad, viendo egresar su primera generación de economistas en 1966. Décadas después en el año de 1986, con el objetivo de refrendar su alto compromiso social y fortalecer sus actividades sustantivas, la Escuela de Economía se fusiona con el entonces Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, para formar la Facultad de Economía, y poco más de una década después se transforma en la Facultad de Economía y Relaciones Internacionales que hoy conocemos.

Esta facultad Cincuentenaria ha mostrado a lo largo de su historia un dinamismo particular que ha sido producto de una gran visión y liderazgo de quienes a lo largo de su existencia han coordinado sus esfuerzos. De la misma forma, ha sido producto del compromiso y responsabilidad de sus docentes quienes con esfuerzo han respondido a los retos que la educación superior y el entorno han planteado, lo que le ha dado a la Facultad su capacidad para adaptarse a las transformaciones del entorno económico, social, y de la educación superior, y a los retos tanto en el ámbito de la docencia, la investigación y la vinculación que ello ha significado.

La ruta de desarrollo que esta facultad se ha planteado se debe en gran parte a sus orígenes como Escuela, de donde hereda su vocación docente para la formación de recursos humanos de alto nivel. De su unión con el Instituto, la facultad debe su espirito investigador. La vinculación con su entorno y su compromiso social han sido la constante en su evolución con programas de impacto comunitario y de promoción de la movilidad de estudiantes hacia los distintos sectores productivos tanto gobierno, empresas y otras instituciones.

La evolución de la Facultad es caracterizada por distintas etapas muy importantes en las que, una vez superados los años fundacionales en el que destacan los esfuerzos por estructurar un programa académico para formar a los economistas y erigir la infraestructura física que lo soportase, ha evolucionado hacia la estructuración de una planta docente y de investigación competitiva con doctores reconocidos por el SNI y PROMEP, que hoy sustenta los programas de Licenciatura en Economía (LE), Licenciatura en Relaciones Internacionales (LRI), y Licenciatura en Administración Pública y Ciencias Políticas (LAPCP); además de los posgrados Maestría y Doctorado en Ciencias Económicas, Maestría y Doctorado en Estudios del Desarrollo Global y la Maestría en Valuación. El mejoramiento en la habilitación de la Planta Académica que ha significado esfuerzos de formación de recursos humanos y de investigación, ha posibilitado la estructuración Cuerpos Académicos. Ello se ha logrado sin dejar las vocaciones de docencia y atención a los estudiantes a través del programa de Tutorías. Ello implica que hoy por hoy se cuente con una importante planta de profesores-investigadores que cumplen en los ámbitos de la docencia, investigación, gestión tutorial y en muchos casos de vinculación.

La evolución de esta Unidad Académica también ha sido marcada por una cultura de la evaluación de la calidad, que a la par de los esfuerzos institucionales, ha dado como resultado que hoy se cuente con dos de sus tres programas de licenciatura acreditados ya refrendados, en organismos regidos por COPAES y los cinco programas de posgrado evaluados como de buena calidad en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad del CONACYT. Sólo de 2011 a 2012, se refrendó la acreditación de Economía ante Consejo Nacional de Acreditación de la Ciencia Económica (CONACE) y se reevaluaron en el PNPC CONACYT los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Económicas, el de Maestría y Doctorado en Estudios del Desarrollo Global; y se evaluó y elevó la Maestría en Valuación a posgrado de buena calidad. En 2013 se revalúa y se elevo a categoría de Consolidado en el PNPC el Doctorado en Estudios del Desarrollo Global y se acredita ante el ACCECISO la LAPCP. Lo anterior son sólo algunos de los retos que se han venido enfrentando en los últimos años.

Directores