Mérito Escolar 2016

Directivos, maestros, padres de familia, amigos, compañeros, estudiantes reconocidos como mérito escolar de la Universidad Autónoma de Baja California generación de egreso del año 2016, es para su servidora un honor y una oportunidad sin precedente el dirigirme a ustedes esta mañana.

 

Todos los alumnos galardonados se distinguen por su destacado aprovechamiento académico y por la excelencia con la que realizaron diversos proyectos durante su trayectoria universitaria. Hemos llegado al día de hoy habiendo trabajado arduamente y tras haber superado obstáculos académicos e incluso por qué no decirlo, económicos. Los presentes sabemos que el camino hacia la excelencia, al contrario de lo que se podría pensar, no consiste en una trayectoria de desarrollo lineal sino en un camino sinuoso, con retrocesos, con subidas y bajadas. Sabemos que dedicarse a ser mejor surge de la esperanza en futuros más prósperos y que es un compromiso que se alimenta de la fe depositada en nosotros por nuestros padres, nuestros maestros y nuestro país. Sabemos también que la excelencia es un ideal, al que no se llega jamás pero que guía nuestros pasos y nos lleva cada vez más adelante. Hoy ese camino nos trajo hasta aquí y vale la pena aprovechar este momento para detenernos y ver hacia atrás, para recordar lo que fue nuestro caminar hasta ahora y dejar que nos inunde la satisfacción de ser reconocidos hoy por un momento mientras tomamos ánimo para emprender de nuevo el camino que no ha hecho para nosotros más que comenzar.

Realizar este ejercicio sin duda nos hace ver más que nuestra propia figura. No somos el resultado solamente de nuestro esfuerzo, somos el resultado también de una circunstancia afortunada y es por ello que no podemos dejar de reconocer a  aquellas personas que nos acompañaron hasta este día. He reflexionado sobre qué adjetivo merecen y qué respuesta merita nuestra Universidad, la sociedad de la que orgullosamente somos miembros y nuestras familias después de haber trabajado con nosotros y por nosotros para formarnos no solo en profesionistas competentes sino en mujeres y hombres integrales, ciudadanos críticos y comprometidos, en seres humanos sensibles y solidarios. Lo único que pensé, lo más sincero que tengo para decirles hoy es gracias.

A nombre de todos mis compañeros les agradezco por todo el trabajo invertido en esta generación de jóvenes bajacalifornianos. Tengan por seguro que el empeño depositado en su labor docente, maestros, que la generosidad desbordante del amor de nuestro hogar, familia, que la tenacidad con que se dirige esta máxima casa de estudios, directivos, dará sus buenos frutos y la historia recordará a los que apuestan por el desarrollo humano e intelectual de la juventud y por la educación pública en México como visionarios, patriotas valientes muchas veces anónimos a los que esta nación deberá el futuro glorioso que forjaremos para ella nosotros, los jóvenes hijos de la educación pública que existe y resiste gracias a su generoso trabajo y a su incansable empeño.

Estoy convencida en que la educación es la primera trinchera que tenemos los ciudadanos para combatir la violencia, la pobreza y la desesperanza. Estoy convencida de que el estado de Baja California será un territorio aún más próspero que en el futuro captará inversiones no por lo económico de sus salarios, sino por las competencias de sus habitantes. Creo firmemente en los esfuerzos que los habitantes de baja california realizamos para vivir mejor y en la solidaridad que nos lleva a emprender proyectos productivos que integran el interés por el bien común y la prosperidad de nuestro estado y nuestro país. Es mi convicción que la Universidad Autónoma de Baja California seguirá siendo una protagonista en el desarrollo económico, social y cultural de México y que, a través de sus egresados, renovará la esperanza en un futuro mejor para nuestro país.

Compañeros, sigamos adelante en la consecución de nuestros sueños. Seamos un ejemplo de honradez y esfuerzo en la sociedad. Ejerzamos con diligencia nuestros deberes civiles. Hagamos partícipes de nuestros éxitos futuro a nuestro país, nuestra familia y nuestra Universidad. Por la realización plena del hombre y la mujer seguiremos incansables, con alegría, con seguridad y sin olvidar nunca nuestro origen. Felicidades compañeros.

Thania Berenice Hernández Alarcón